Redes eléctricas sí, pero más inteligentes

En los últimos tiempos el debate sobre el futuro de las redes de distribución eléctrica ha generado diversas visiones y puntos de vista sobre su evolución y el papel que jugará en el mercado eléctrico. Esta es una cuestión de especial relevancia para las más de 40 empresas y entidades de investigación que conforman la cadena de valor de “Redes eléctricas” en el País Vasco, la más completa de las que integran el Cluster de Energía. Euskadi cuenta con un potencial empresarial singular en este campo: comenzando por Iberdrola, empresa de referencia a nivel mundial en distribución de energía eléctrica, pasando por fabricantes de bienes de equipo eléctrico y electrónico de alto nivel tecnológico que compiten a escala internacional, e incluyendo ingenierías, centros tecnológicos y entidades financieras.

gatika

Las redes eléctricas están experimentando un gran cambio hacia un concepto muy diferente en funcionalidad y características, pasando de un modelo centralizado tradicional a un nuevo paradigma de red descentralizada que ofrece servicios a los diversos agentes que operan en la misma. En el reciente Congreso de “Smart grids” celebrado en Madrid (con una notable participación como ponentes de empresas y entidades de investigación vascas) se han constatado las principales tendencias que están impulsando esta transformación de las redes eléctricas: gestión activa de la demanda de energía, consumidores informados y proactivos por la eficiencia (“prosumer”), integración de las fuentes de generación renovable, nuevos consumos eléctricos como el vehículo eléctrico, objetivos de reducción de emisiones de CO2, digitalización de la red y explotación de la información (“Big Data”).

A la vista de los retos planteados, el grupo de trabajo de Redes eléctricas del Clúster de Energía analizó en su última reunión los aspectos clave que deben conformar la regulación del sector eléctrico para los próximos años. En la reunión se presentaron estudios de gran interés en este ámbito: el realizado por la Escuela de Ingenieros de Bilbao detalla el impacto del autoconsumo en el nivel de pérdidas en red y la energía ahorrada; por su parte el Electric Power Research Institute (EPRI) de Estados Unidos ha calculado los costes reales de los sistemas aislados de la red para alcanzar el grado de cobertura del consumo y de servicios al usuario que ofrece la red eléctrica.

Entre las principales conclusiones de la reunión las empresas apuntaron como objetivo el  despliegue de una red eléctrica cada vez más eficiente e “inteligente”, como elemento clave para ofrecer la fiabilidad y los servicios que los usuarios de la misma (tanto consumidores como productores) están ya demandando. Para alcanzar dicho objetivo se destacaron dos aspectos clave. Por una parte, la necesidad de una regulación que garantice la sostenibilidad económica del sistema eléctrico, mediante una asignación y retribución razonable de los costes del mismo. Como segundo aspecto clave, mucho más ligado al ámbito de actuación propio de las empresas, el desarrollo de tecnologías que permitan avanzar en la automatización y la digitalización de la red.

La buena noticia es que ante los retos tecnológicos planteados, el sector vasco de redes eléctricas parte de una posición competitiva muy favorable, en gran parte, basada en las capacidades y experiencia adquiridos a través del proyecto “Bidelek Sareak”. La iniciativa conjunta puesta en marcha en 2011 por el Gobierno Vasco (a través del EVE) y por Iberdrola Distribución Eléctrica, con el objetivo de desplegar una red inteligente en Euskadi. La iniciativa se ha constituido en un proyecto referente por sus funcionalidades completas de Smart grids, singular a nivel internacional por su dimensión, alcance, innovación y colaboración público-privada. Es por tanto la demostración práctica y real del modelo de red eléctrica de futuro que desde el sector empresarial vasco se propone e impulsa, basado en la eficiencia e inteligencia de la misma.

Mercados energéticos: señales positivas en un contexto incierto

Las empresas del sector energético vasco afrontan un 2016 complejo, que arranca marcado por las señales positivas derivadas del reciente acuerdo alcanzado en la COP21 de París, pero penalizado por un contexto incierto y sometido a variables de difícil evaluación.

Renewable-Energy

Los bajos precios del petróleo (que ha alcanzado estas semanas mínimos históricos al cotizar el Brent por debajo de los 30 $/barril), están generando incertidumbre en todos los mercados de la energía. Además las tensiones generadas por los atentados terroristas y el conflicto entre Irán y Arabia Saudí han agravado aún más las incertidumbres y, contra lo que cabría esperar, han empujado aún más a la baja los precios del petróleo.

Conviene destacar que los precios bajos del barril afectan no sólo a las inversiones del sector petrolífero, sino también a las relacionadas con el sector gasista (al estar en muchos casos su precios indexados o referenciados al del barril) y, en gran medida, a las inversiones en plantas de generación eléctrica convencional y renovable. La incertidumbre en la futura evolución de los precios acaba por dar la “puntilla” a la situación, al introducir niveles de riesgo inadmisibles a cualquier plan de negocio o de retorno de una inversión energética.

En este escenario, las empresas proveedoras de productos y servicios para los sectores energéticos afrontan un año 2016 en el que se apunta a un ligero crecimiento del consumo de la energía, si bien el precio del petróleo puede condicionar en gran medida las nuevas inversiones energéticas. Además la feroz competencia en los diversos mercados internacionales está obligando al sector a un importante esfuerzo en términos de despliegue comercial y de competitividad en costes.

Frente a estas complejas expectativas, las señales positivas (al menos para las empresas de los sectores renovables y de eficiencia energética) proceden de los acuerdos alcanzados el pasado diciembre en la cumbre COP21 de París. Pese a que no se establecieron mínimos o máximos de reducción de emisiones para cada país firmante, sino que serán los propios países los que establezcan sus compromisos en función de sus capacidades, las principales empresas del sector de energía renovable han valorado los acuerdos de forma muy favorable. Se interpretan como una señal inequívoca de que los poderes públicos habilitarán en los próximos años los marcos regulatorios y financieros necesarios para hacer posible el gran volumen de inversión requerido para alcanzar el objetivo de no superación de 2ºC a final de siglo, lo que significa un tope de unas 40 gigatoneladas de emisiones de CO2. Entre estas inversiones la generación renovable tendrá un especial protagonismo y, de forma destacada, la eólica y la solar fotovoltaica como tecnologías más maduras y con costes de producción que en muchos casos compiten ya con la generación eléctrica convencional.

Los acuerdos de la COP 21 refuerzan además la apuesta exterior del sector energético vasco, al establecer en sus artículos que los países desarrollados prestarán mayor apoyo a los países en desarrollo a través de la dotación de un Fondo de Adaptación de 100.000 millones de dólares, que permita el acceso universal a la energía sostenible en los países en desarrollo.

Los acuerdos de la COP21 fomentarán además la cooperación internacional en la investigación y el desarrollo de tecnologías limpias mediante un Comité Ejecutivo de Tecnología. Es precisamente la apuesta por la innovación tecnológica y la especialización en productos y aplicaciones de valor añadido una de las claves que explican la posición competitiva de las empresas vascas, especialmente en los sectores de redes eléctricas y de energías renovables. Por tanto es esperable que sean capaces de aprovechar las oportunidades que se generen en este campo.

Un lujo de Asamblea

Fue un auténtico lujo contar con Josu Jon Imaz como ponente invitado en nuestra reciente Asamblea General del Cluster de Energía. Yo tengo tres razones principales, pero seguro que hay más.

Primero porque una vez más demostró que es uno de los mejores ponentes de Europa (y quizá me quedo corto) en temas energéticos. No es solo la precisa visión que nos dió del sector “Oil&Gas”, diseccionando su principales claves y la compleja trama de cuestiones coyunturales y fundamentales que definen su evolución. Además conectó perfectamente con las implicaciones para el resto de fuentes de energía, incluidas las renovables. Confirmó que la cuestión energética es una clave económica que se juega a escala mundial y que debe analizarse con una visión global de tecnologías, mercados y geoestrategia.

Segundo porque nos recordó otro lujo pasado: los años en los que asumió la Presidencia del Cluster de Energía desde su cargo de Presidente de Petronor. Años críticos para Petronor, en los que consiguió llevar adelante la inversión en la planta de coque, decisiva para que hoy la refinería siga funcionando y siendo competitiva. Y años clave para el Cluster de Energía, en los que puso en marcha el Plan estratégico que abrió una nueva etapa y posicionó al sector energético vasco como prioritario para el desarrollo industrial y tecnológico del país.

Y sobre todo fue un auténtico lujazo reencontrarnos con Josu Jon personalmente, después de varios años en los que su intensa actividad y espectacular promoción profesional en Repsol había reducido a mínimos su presencia en Euskadi en este tipo de eventos empresariales, en los que me consta que él se encuentra muy a gusto. Quizá la inauguración de la planta de coque de Petronor, en la Semana Santa de 2013, fue el último acto público en el que pudimos departir con él. Muchos de los que se acercaron a nuestra Asamblea tuvieron la oportunidad de saludarle y de intercambiar impresiones sobre . . . todo tipo de asuntos. Es en la distancia corta donde su inteligencia y su encanto personal brillan especialmente, en esas conversaciones fluidas, interesantes y a menudo salpicadas de su fino sentido del humor . . . y hasta de un poco de “vacile” con los que tiene más confianza.

Eskerrik asko Josu Jon, bai gure batzar orokorrean parte hartzeagatik, baina batez ere, gure herriaren eta ekonomairen alde egin duzun ahaleginagaitik eta lan arloan eman diguzun eredugaitik. Eta pertsonalki, mila esker aspalditik eskeini didazun adiskidetasunagaitik.

Buenas noticias desde la eólica offshore

Photo by Kim Hansen · Wikipedia

Muchos expertos y profesionales del sector energético han sido (son) escépticos respecto al desarrollo y crecimiento real del mercado de la eólica offshore. No es un debate frívolo: las dificultades y por tanto los costes inherentes al medio marino, los retos tecnológicos y logísticos para aprovechar el abundante recurso y las incertidumbres regulatorias y de retribución de las inversiones necesarias sustentan muchas de las razonables dudas planteadas en torno a los esperables ritmos de crecimiento de la potencia offshore instalada.

Read More